martes, 26 de febrero de 2013

CREMA DE PATATAS

Cada vez que como esta crema o puré ligero me acuerdo de mi güelita Rosario. Era una excelente cocinera, que pasó muchas necesidades para dar de comer a sus 4 hijos. Tuvo que ingeniárselas para conseguir que unas simples " patatas viudas", como decían en aquella época, quedaran buenísimas. Todavía hace sólo 4 años que nos falta y sigo echándola un montón de menos. Es una receta muy sencilla, a mi me encanta, pero no soy fiable en este caso, porque me puede el corazón y la nostalgia. Espero que os guste tanto como a mí. Os la brindo con mucho cariño.



                                   

                                         CREMA DE PATATAS

450 gr. de patatas                                                                   
Caldo de pollo o de verduras
Sal
1 c/ café de pimentón
1 diente grande de ajo                                                           
Aceite


ELABORACIÓN:

Pelamos las patatas y las cortamos en trozos pequeños. Las ponemos a cocer en un caldo templado. 
El caldo tiene que cubrirlas, pero no pondremos mucha cantidad para que no quede un puré aguado, es mejor tener reservado un poco de caldo caliente, por si necesitamos ponerle más.
Cocemos las patatas hasta que estén tiernas, si la pinchamos con un palillo, la patata no debe ofrecer resistencia. Las salamos. 
Ponemos un poco de aceite en una sartén y freímos el ajo cortado en láminas, sin dejar que dore. Añadimos el pimentón y rehogamos rápidamente. 
Incorporamos al puré y damos un hervor para que coja el sabor del refrito. 
Podemos quitar el ajo o triturarlo todo, junto con las patatas. También podemos pasarlo por el pasapurés.
Lo tomamos como un primer plato. 
Si nos gusta podemos freír un poco de pan cortado en cuadraditos y servirlo en el plato en el mismo momento de comerlo para que no se ablande el pan.
En el último momento regamos con un hilo de un buen aceite de oliva virgen.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada