lunes, 18 de febrero de 2013

CARBAYONES

Este es uno de los postres más típicos de Asturias, concretamente de Oviedo, de dónde es originario. Bien hecho es un pastel exquisito. Si el hojaldre es casero y de mantequilla, entonces el pastel gana en sabor y calidad. Si no tenemos tiempo podemos hacerlo con hojaldre comercial. El resultado no es tan bueno, pero está bastante bien. 
Otra opción es encargarlo en una pastelería. Yo cuando no me apetece hacerlo lo encargo en la boutique del pan Quirinal, la panadería dónde hacen el pan más rico de Avilés. El hojaldre también lo hacen muy bueno.
Hay que hacer el dulce de yemas, pero con esta receta que os doy, es tan sencillo de hacer como una crema pastelera y no hace falta andar comprobando el punto del almíbar, porque nada más que hierva la mezcla de agua y azúcar, podemos utilizarla.
Os animo a hacerlos en casa, ya me direis qué tal os queda.





                                     CARBAYONES

350 gr. de masa de hojaldre                                                             
Ralladura de 1/2 limón
150 gr. de almendra                                                   
150 gr. de azúcar
Chorro de vino de Jerez                                                    
Chorrito de brandy
2 huevos más o menos, dependerá del tamaño.                                                     
Glasa muerta
Dulce de yema (aproximadamente 250 gr.)     


ELABORACION: 

Mezclamos el azúcar con la almendra molida, la ralladura de limón,  los huevos, el brandy y el jerez.
 Estiramos el hojaldre y colocamos con cuidado los moldes debajo. Con un poco de pasta aplastamos el hojaldre contra el molde, para que coja la forma del mismo. Es importante que la masa llegue bien a los bordes del molde, para que el relleno no se pegue a los bordes. A continuación cortamos la masa sobrante, yo lo hago con el rodillo de estirar las masas, lo paso sobre los moldes y lo corta perfectamente. Los moldes tienen que ser metálicos.
Rellenamos de la mezcla de almendra, no en demasía pues sube un poco al cocer.
Los metemos a 180ºC  en horno precalentado, hasta que esté bien tostado el hojaldre. Si se nos dora demasiado el relleno los cubrimos con papel de aluminio. Una vez cocidos los bañamos por la parte de la crema en el dulce de yema. Dejamos secar un poco y los cubrimos con la glasa muerta. Es decir tapamos el dulce de yema con la glasa muerta.



  Los ponemos en parrilla hasta que enfrían.
La glasa muerta la haremos con azúcar glas y agua. Ponemos el azúcar en un bol y vamos añadiendo despacio el agua, hasta conseguir una glasa fluida, pero con cuerpo, para que nos cubra el dulce de yema.
Vamos a necesitar aproximadamente, unos 150 gr. de glasa.















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada