domingo, 14 de abril de 2013

TARTA DE QUESO CON CHOCOLATE BLANCO

Los postres son mi perdición, me encantan como ya comenté en otras ocasiones. Me gustan sobre todo los postres caseros, aunque también me gustan mucho los pasteles o tartas de las pastelerías, ya digo que nunca o casi nunca, digo que no a un buen postre.

Esta es además una tarta fácil de hacer y rápida, pues casi no lleva horno, solamente para secar un poco la base de galletas de la tarta.

Espero que os guste, eso sí aunque en cuatro o cinco horas ya suele estar cuajada, yoprefiero hacerla de un día para otro. 

 

          TARTA DE QUESO CON CHOCOLATE BLANCO 






Para la base necesitamos unos 250 g. de galletas y 120 gr. de mantequilla
Relleno:
200 gr.  de chocolate blanco en trocitos                  
200 ml. de nata
400 gr. de queso Mascarpone 
½ cucharadita de azúcar vainillado
80 gr. de azúcar glas tamizado
4 hojas de gelatina                                             
Virutas grandes de chocolate, blanco y negro para adornar

ELABORACIÓN:

Ponemos papel sulfurizado en la base de un molde desmontable de 28 cm. Tendremos el horno precalentado a 180º. 
Fundimos la mantequilla y la mezclamos con las galletas molidas. 
Estiramos la mezcla por el fondo de la base y horneamos 10 minutos. Sacamos y dejamos que enfríe.
Ponemos en un bol con agua fría la gelatina. Debe quedar cubierta. Lo dejamos hasta que ablande.
Ponemos la mitad de la nata en un cazo, calentamos y retiramos del fuego. Inmediatamente ponemos la gelatina, removemos rápidamente.
Añadimos el chocolate desmenuzado. Removemos bien, hasta que se deshaga.
 Lo dejamos entibiar y cada poco lo removemos para que no forme capa por encima.
Aparte batimos el queso con la vainilla, el resto de la nata y el azúcar glas. Mezclamos con el chocolate.
Procuramos hacer rápidamente el proceso, para que la gelatina no cuaje antes de tiempo.
Ponemos sobre la base de galletas y metemos en la nevera unas 4 horas.
Mejor si la hacemos de un día para otro.
Con ayuda de un cuchillo de punta redondeada despegamos la tarta.
 La decoramos con virutas grandes de chocolate blanco y negro.

Si no tenemos galletas de almendra, lo que podemos hacer es mezclar con las galletas, tipo María un puñado de almendras molidas. El resto del procedimiento es igual. Se mezclan las almendras molidas con las galletas trituradas y con la mantequilla fundida y se pone sobre el molde.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada