viernes, 12 de julio de 2013

CHIPIRONES RELLENOS DE ÑOCLA Y LANGOSTINOS

He puesto de título de la receta chipirone en lugar de calamares, podeis hacerlos indistintamente. Si poneis calamares, que sean pequeños, y si son chipirones escoger los más grandes.

Enseguida empieza la temporada de los chipirones de potera. Para los que no los conozcais deciros que son exquisitos. A nosotros nos encantan. Simplemente a la plancha son una delicia. 

Durante muchos años, durante el verano, ibamos a Luanco, en las noches de verano. En la zona del puerto siempre hay gente paseando o tomando algo. Muchas personas vienen a veranear a esta ciudad marinera. Una de las mayores aficiones de muchos de los niños veraneantes, es la pesca de los chipirones. Se ponen unos cerca de los otros a pescar, en esa zona del puerto, felices. Para muchos de ellos esa libertad de andar solos debe suponer una gran alegría. Da gusto verlos. Seguro que se llevan ese recuerdo para sus lugares de origen, como una aventura que no podrán volver a repetir hasta el siguiente verano.

La potera es un arte de pesca. Es un plomo un poco más grueso por uno de los lados y que tiene una corona de anzuelos doblados hacia arriba, suele llevar unos colores atractivos para los chipirones.

Estos chipirones pescados con esta técnica suelen ser muy caros. 

También son muy ricos los de arrastre.

Para este plato en concreto elijo los chipirones más grandes, o calamares pequeños. 

Para la receta el peso es de chipirones sin limpiar. 

Ya sabeis que mis recetas suelen ser para 4 personas.

Ahí va la receta.






CALAMARES RELLENOS DE  ÑOCLA Y LANGOSTINOS


1 kg. de chipirones                                
Media ñocla
150 gr. de langostinos 
  
SALSA:                            

2 c/s de salsa de tomate
1 cebolla                                                       
1 tomate pequeños maduro
2 dientes de ajo                                            
1 zanahoria
Perejil
Aceite, sal y pimienta
Caldo de pescado                                        
1 copa de jerez seco
1 copa de vino blanco  


                                       
GUARNICIÓN:

Patatas fritas cuadraditas.





ELABORACIÓN:

Limpiamos los calamares, les quitamos las aletas y las reservamos, junto con los tentáculos.
Los troceamos menudos.
Desmenuzamos la ñocla y picamos menudos los langostinos.
Para la salsa ponemos en un cazo, un chorro  de aceite. Añadimos los ajos picados, a continuación la cebolla. Rehogamos unos minutos y agregamos la zanahoria, las cabezas de las gambas y por último el tomate. 
Cuando esté bien pochado, ponemos la salsa de tomate, regamos con jerez y el vino blanco y dejamos que evapore el alcohol.
Ponemos un poco de perejil y trituramos todo. Después pasamos por el chino.


Ponemos un chorrito de aceite en una sartén y calentamos. Salteamos tentáculos y aletas. Retiramos del fuego y reservamos.
Agregamos otro poco de aceite y en la misma sartén hacemos los langostinos.
Volvemos a incorporar las aletas y los tentáculos y ponemos la ñocla desmenuzada. Añadimos 3 cucharadas de la salsa. Hacemos unos minutos. 
Salpimentamos y rellenamos los calamares. Rellenamos hasta aproximadamente un centímetro y medio del borde, porque encogen bastante durante la cocción.
Ponemos los calamares en una cazuela y le añadimos la salsa. 
Incorporamos el caldo de pescado.
Ponemos a cocer a un fuego muy bajo.
Si es necesario ponemos más caldo.
Al final espolvoreamos perejil picado.  

 
Si los calamares son de potera o de arrastre se harán mucho más rápido.
Podemos prescindir de las aletas y los tentáculos y dejarlos para otra preparación, y añadir la ñocla entera, en lugar de media ñocla. 
Yo suelo dejarlos para ensaladas, los  enharino y los dejo crujientes. Los añado en el último momento a la ensalada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada