viernes, 20 de septiembre de 2013

BACALAO CON SALSA

¡Qué bueno el bacalao! 

En mi casa siempre se comió mucho bacalao. 

Ya sabeis que yo soy asturiana, pero mi madre es de León. En León se suele comer por Cuaresma, Semana Santa. 

En Valderas lo hacen exquisito. 

Los pimientos rellenos de bacalao, para mí son una delicia. Ahora hay bacalao que ya viene desalado. Algunos son especialmente buenos, y te evitas el tiempo del desalado. 

Personalmente, si tengo tiempo prefiero desalarlo.

Me gusta comprarlo en el Mercadillo de Pravia o en el de Piedras Blancas. Lo compro a unos vendedores gallegos y siempre me sale buenísimo. Tienen de varias calidades y  grosores. 

También lo suelo coger en alguna tienda de Avilés, sobre todo cuando lo cojo desalado.

Os iré poniendo otras recetas de bacalao, como buñuelos, albóndigas, los pimientos que os decía anteriormente... 

Esta receta es muy rica y el bacalao queda especialmente bueno.

¡Ahí va la receta!

 





                                    BACALAO EN SALSA


4 supremas de bacalao                                       
2 dientes de ajo
Aceite                                                                 
1 trocito de guindilla
2 cebollas medianas                                          
 3 c/s de salsa de tomate
Medio pimiento rojo                                         
 Medio pimiento verde
Media copa de vino blanco                               
1 chupito de fino




ELABORACIÓN:

En primer lugar  ponemos  a desalar el bacalao. Si es grueso lo pondremos 48 horas antes.
Primero lo pasamos por el grifo, para quitarle la mayor cantidad de sal posible. Lo metemos en el agua y lo ponemos en la nevera.
Cambiamos a menudo el agua.
Cuando haya desalado lo sacamos del agua, lo secamos y lo escamamos.
Lo reservamos.
Picamos el ajo en láminas y luego en tiras finas. Cortamos el pimiento y la cebolla en juliana media.
Cortamos en aros finos la guindilla. Freímos el ajo y la guindilla, a continuación la cebolla y el pimiento.
Una vez comience a ablandar añadimos la salsa de tomate. Rehogamos y regamos con el vino blanco y el fino.
Subimos el fuego y hacemos hasta que se evapora el alcohol. Picamos el perejil y lo incorporamos. 



Sobre ese fondo ponemos el bacalao. Hacemos unos minutos, hasta que veamos que las lascas se pueden separar con facilidad.
Comprobamos el punto de sal y si es necesario.
Podemos servirlo  así, la suprema entera, o podemos separar las lascas para montar el plato, según nuestro gusto.
A mí me gusta acompañarlo de unas patatas panaderas, cortadas finamente  y fritas. Estas patatas, una vez fritas las coloco con ayuda de un molde cortapastas o de presentación. 




1 comentario:

  1. Por favor, te ha quedado de lujo este bacalao, que cosa más rica.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar