miércoles, 28 de agosto de 2013

BACALAO AL HORNO CON PATATAS

Como os había comentado, en Vega de Infanzones, no tenía suficiente cobertura para poder subir fotos al blog. Me permitía, algunas veces, muy pocas, y después de estar esperando más de una hora, subir alguna a facebook. Fue muy complicado. 

Pensaba que podría ir a la zona del ayuntamiento del pueblo y utilizar el sistema del mismo, pero no dan la contraseña, así que fue imposible poder hacer nada. Así que ahora, comienzo a poneros las recetas que tengo pendientes.

El bacalao  es uno de mis pescados favoritos. Me gusta el desalado sobre todo, si es de buena calidad y las lascas se desprenden fácilmente me encanta.

Esta forma de elaborarlo es muy fácil y queda muy bien. No es nada nuevo, pero espero que os guste.






BACALAO AL HORNO CON PATATAS

4 supremas de bacalao de unos 200 gr. cada una
4 patatas medianas
250 gr. de colas de gambas peladas
6 dientes de ajo
1 cebolla mediana
1 guindilla
1 ramillete de perejil
Medio vaso de vino blanco
Pimienta negra
Aceite de oliva
Sal
Pizca de pimentón



ELABORACIÓN:

Tendremos el bacalao en remojo durante 48 horas, en abundante agua fría. Durante este tiempo cambiamos el agua 3, ó 4 veces.
Cuando vayamos a utilizarlo lo escurrimos bien sobre papel de cocina.
En primer lugar pelamos las patatas y las cortamos en panadera fina.
Pelamos la cebolla y la cortamos en juliana fina.
Ponemos en una fuente de horno las patatas y la cebolla. Salpimentamos y regamos con un buen chorro de aceite de oliva y el vino blanco.
Horneamos a 180º hasta que al intentar pincharlas con un palillo, veamos que éste entra sin dificultad.



Pelamos los ajos y los cortamos en láminas finas. Cortamos en aros la guindilla.
Doramos, pero muy ligeramente guindilla y ajos, en un buen chorro de aceite de oliva. Reservamos.
Cuando ya casi estén hechas las patatas ponemos sobre ellas el bacalao, les añadimos por encima el perejil picado y el aceite con los ajos y la guindilla reservados.
Incorporamos las gambas peladas, alrededor del pescado. 



Volvemos a meter al horno y hacemos de 6, a 8 minutos, dependiendo del grosor y de la calidad del bacalao.
Es muy fácil ver que el bacalao está hecho. Si las lascas se separan con facilidad y lo vemos jugoso, lo tendremos listo para comer.
Servimos inmediatamente.
En el momento de servir lo podemos espolvorear con una pizca de pimentón, dulce o picante, al gusto del consumidor.
Otra forma de elaborar la receta es la siguiente, para mi gusto las patatas quedan más ricas así, pero la otra receta es mucho más rápida y el resultado también es muy bueno.
Presentamos el bacalao con las patatas panadera y las gambas a nuestro gusto.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada