jueves, 17 de diciembre de 2015

Pastel de confit de pato con patatas y piñones

Para los que no habéis probado nunca el pato os lo recomiendo. A mí me encanta. Especialmente los muslos de pato confitados. Es una solución ideal para una celebración y además es fácil, fácil, sólo hay que desmenuzar el pato, ya viene listo para comer.
Esta receta la vi en un especial de Navidad de la revista Lecturas y me encantó. Yo la modifiqué ligeramente y le añado cebolla confitada y la patata la pongo a cocer en leche.
Podéis añadir almendras laminadas, en lugar de piñones, también queda muy bien.
Para estas fiestas que se avecinan es una opción estupenda.
Espero que os guste.



PASTEL DE CONFIT DE PATO CON PATATAS PIÑONES

2 confit  de pato                                             
650 gr. de patatas
400 ml. de leche                                             
Aceite de oliva 
Puñado de piñones                                         
1 bolsa de rúcula
Sal y pimienta                                                
Vinagre balsámico
Cebolla confitada                                           
Mermelada de frutos rojos
Zumo de limón                                              
Fondo de carne

ELABORACIÓN:

Dejamos un tiempo los confits de pato fuera de la nevera para que podamos manipularlos con facilidad.
Retiramos la piel y toda la grasa que podamos. Desmenuzamos la carne y la reservamos.
Pelamos las patatas, las troceamos y las ponemos a cocer en una cazuela con la leche y una pizca de sal. Cuando al pincharlas estén tiernas las retiramos de la leche y las aplastamos con un tenedor. A la hora de comerlas está bien encontrar algunos trocitos de patata.
Pelamos la cebolla (1 kg.), la cortamos en juliana fina y la confitamos hasta que se ponga dorada. En ese momento salpimentamos y añadimos un poco de azúcar y un chorro de Oporto. Seguimos cociendo hasta que el azúcar caramelice.
Ponemos la mermelada en un cazo. Añadimos un  chorro de zumo de limón, un chorrito de Oporto y una cucharada de fondo de carne. Ponemos una pizca de sal y pimienta.
Cocemos unos minutos y retiramos del fuego.
En una bandeja de horno ponemos un aro de pastelería, metemos dentro del molde la carne del confit desmenuzada y un poco de su propia grasa, para que quede más jugoso. Sobre el confit ponemos una capa fina de la cebolla confitada y encima colocamos el puré de patata.
Espolvoreamos los piñones sobre las patatas y horneamos hasta que vemos que los piñones empiezan a tostar.
Acompañamos de un puñado de rúcula aliñada con aceite de oliva y vinagre balsámico, sal y pimienta y de unos hilos de la mermelada de frutos rojos.











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada